Placas intercambiadoras de calor

Intercambiadores de Calor

Se construyen con dos placas de acero inoxidable mediante una combinación de soldaduras de punto y de costura que, luego por deformación neumática o hidráulica, crean un espacio entre sí donde puede circular un fluido de intercambio térmico.
Las posibilidades y funciones son múltiples. Se utilizan en industria láctea como enfriadores de leche, tanques para transporte, equipos de fermentación, etc. En la industria pesquera para enfriamiento de salmueras, en vitivinicultura para el control fermentativo y en cualquier aplicación que requiera intercambio térmico.
Pueden utilizarse tanto para calentar como para enfriar, con múltiples fluidos de intercambio tales como Freón, vapor, amoníaco, etilén glicol, etc.
Desde el punto de vista constructivo pueden diferenciarse:
A - Las que trabajan con una sola de las placas deformadas que es el caso típico de los tanques, en donde los intercambiadores forman parte de fondo y/o laterales dejando el interior liso, con enormes ventajas para la limpieza frente a las incómodas serpentinas.
B - Las que sufren deformación en ambas caras, duplicando así la superficie de intercambio. Típicas en la industria del vino o como las que se ven en las fotografías, que son parte de un sistema para enfriar salmuera con amoníaco.
La disposición y tipo de soldadura se adecuan a las funciones del intercambiador y a las presiones de trabajo puestas en juego.


volver al inicio