Guía para la instalación de tejados metálicos Rucan®

chapita














Esta breve guía no pretende ser un manual del techista, ni reemplazar el conocimiento y la creatividad de profesionales de la construcción, sino simplemente aportar información relacionada con las innovaciones que hemos introducido y que pueden facilitar tanto el proyecto como la ejecución. Si bien este tipo de cobertura se conoce en otros países desde hace más de treinta años, su uso se vió limitado por la falta de soluciones adecuadas a diversos problemas prácticos en obra.
Quizás la cualidad más destacable de nuestro producto, por su importancia práctica, sea la posibilidad que brinda de ser instalado sin dejar expuestos a la intemperie clavos ni remaches, o elementos de fijación de cualquier tipo, lo cual lo convierte en un techo sin mantenimiento, tema en el cuál hemos puesto todo nuestro esfuerzo en la etapa de desarrollo, superando aspectos no resueltos, aún en los mejores productos similares nacionales o importados.
El tejado metálico RUCAN® puede colocarse sin dificultad sobre estructuras de madera, metálicas o de hormigón, mereciendo especial mención la posibilidad que brinda, dado su bajo peso, de revalorizar estéticamente propiedades cubiertas con chapa sinusoidal (canaleta), sin necesidad de quitar la cobertura existente ni desocupar la construcción, generando además, un nuevo factor de aislación.



 

Colocación de Tejados Rucan sobre estructuras de Madera

En general, éstas no difieren de las usadas para recibir tejas cerámicas, salvo en los remates, la separación de las clavadoras, el sistema de fijación mismo y el importante detalle de tener que soportar hasta 40kgs. menos por metro cuadrado, con la gran economía de material que esto significa. La opción más simple y económica, sin entablonado, representada en la figura A, se presta para cocheras, cobertizos, quinchos, aleros, etc.. Al igual que las estructuras metálicas que proponemos, tiene la enorme ventaja de poder concretar toda la instalación desde la parte inferior, trabajando sobre andamios, evitando así los riesgos que implica trabajar sobre pendientes pronunciadas, permitiendo además la aplicación de espuma de poliuretano directamente sobre la cara inferior del módulo, asegurando una excelente aislación y hermeticidad, pudiendo completarse con un machimbre (indicado con línea punteada).

Plano A















En las figuras BC y D podemos ver detalles de la colocación sobre el entablonado tradicional, clavando en las partes que quedan cubiertas y usando adhesivos de silicona, de probada y reconocida eficiencia y un apósito especial que cumple la función de retener parte del módulo hasta el fraguado de la silicona. La falta de adherencia del apósito solamente se presenta por temperatura ambiente baja, pudiendo resolverse con la aplicación de calor con un simple secador de cabello. Debido a su gran adherencia, esta parte debe ser la última en tomar contacto, estando el nuevo módulo que se coloca ya correctamente posicionado. El adhesivo de silicona, (de fraguado lento) no debe superponerse con el apósito, pues se anularía el efecto de este. El método provee un anclaje superior a una clavadura, trabajando a la tracción y mayor seguridad ante los vientos, al impedir que estos actúen debajo del módulo, permitiendo además trabajar con muy bajas pendientes. Es conveniente en estos ejemplos instalar en la primera línea módulos con el apéndice soldado como se ve en los dibujos, quedando así espacio para la colocación de canaletas.
Como vemos en H, a diferencia de las tejas de cerámica, con nuestros módulos se puede cambiar el paso, tanto de una como de varias líneas, facilitando la solución de problemas de terminación. 

Plano BCH















ES MUY IMPORTANTE PARA TODOS LOS CASOS DE COLOCACIÓN SOBRE CUALQUIER TIPO DE ESTRUCTURA EL CRUCE* ENTRE LOS MODULOS COMO MUESTRA LA FIGURA D.

 

Colocación de Tejados Rucan sobre estructuras Metálicas

Su adopción permite explotar su gran versatilidad y estabilidad, pudiendo combinárselas con la calidez de las maderas o cielorrasos de yeso. Caños estructurales de 20 x 40 x 1,6 que pueden utilizarse como correas para así salvar las luces de hasta 2 metros entre cabreadas, pudiéndose optar para estas por perfiles conformados o estructuras reticuladas a las que se fijan con los comunes ganchos de techar y un accesorio que proveemos. La fijación de los módulos sobre el caño correa cada 42 cm se logra con apéndices de acero inoxidable soldados eléctricamente en la parte inferior de los mismos y el auxilio de una pieza especialmente diseñada, detalles que pueden observarse en la figura E. En la primera fila es conveniente pasar el apéndice hacia el lado de la pendiente, generando espacio para la canaleta (Figura F). 
Este tipo de estructura se puede completar con cielorrasos de machimbre con el simple recurso de agregar una alfajía a las cabriadas como se muestra en el dibujo G, usando bulones o ganchos de techar según se trate de perfiles o reticulados, pudiendo agregar entre cabreadas un tirantillo "colgado" de las correas, para generar más puntos de apoyo para el machimbre.

PlanoFEG









Colocación de Tejados Rucan sobre estructuras de Hormigón 

La solución es idéntica a lo que observamos en la figura D, con la sola diferencia de tener que recurrir a tarugos y tornillos para la fijación de las alfajías sobre la losa.

PlanoJ

 

 



Reciclado de Cubiertas de chapa canaleta 

Una pieza especialmente diseñada -figura J-, que se fija con remaches tipo Pop permite instalar las alfajías, procediéndose en todo lo demás como se indica en la figura D. El estado de conservación de la cobertura existente, determinará la cantidad de apoyos a colocar.

*En todos los casos, recomendamos avanzar con la colocación en dirección opuesta a los vientos fuertes de la zona. Se debe evitar la coincidencia del solapado, comenzando para ello cada línea, con el trozo de módulo sobrante de la anterior, (lo cuál además, optimiza el rendimiento); si no hubiese aquél, se comienza con medio módulo.
El corte de los módulos se realiza con facilidad y rapidez con una simple sierra de mano para metales con hoja de más de 24 dientes por pulgada, avanzando desde cada borde hacia el centro, o mejor aún, con un arco más profundo, o también con los nuevos discos abrasivos finos (1 mm de espesor) o con una cizalla de hojalatero.
En los siguientes dibujos podemos observar algunas de las soluciones que se pueden dar a los distintos problemas de terminación que se presentan, usando los accesorios que proveemos.
En las uniones de aguas, cumbreras y encuentros con mamposterías, es conveniente asegurar la hermeticidad, por ejemplo con membrana asfáltica, antes de colocar los accesorios de terminación. 
Las soluciones que ilustramos no son las únicas posibles, pudiendo lograrse combinacionesy variantes de estas propuestas y otras soluciones.  

Plano